La canastilla del bebé

La primera entrada del blog, después de nuestra presentación, la vamos a dedicar a la canastilla del bebé.

Muchas mamás primerizas vienen a nuestra tienda sin saber muy bien lo que necesitan para los primeros días del bebé. No tienen muy claro lo que tienen que llevar a la clínica, lo que van a usar los primeros meses y lo que probablemente no les hará falta.

Cuando eres una mamá primeriza tienes muchas ganas de comprarle un montón de cosas a tu futuro bebé y te lanzas como una loca a comprar todo lo que ves porque te parece monísimo tan pequeñito. Luego, cuando tienes a tu bebé en casa y pasan los días te das cuenta de que todo eso que has comprado va a ser imposible que se lo pongas, a veces porque has comprado tanto que no te llegan los días para ponérselo todo (ha crecido demasiado rápido), a veces porque has comprado ropa de una temporada que cuando te toque ponérsela porque ya es de su talla, habrá cambiado la temporada.

En Amb mimo recomendamos comprar sólo la ropa que el bebé va a usar  durante los primeros 3 meses y luego, a medida que vaya creciendo, ir comprando según su talla (¡en las tiendas nunca falta ropa para poder comprar! así que no hace falta que lo compres todo al principio :P).

Nosotras recomendamos como imprescindibles para esos primeros meses:

  • 4 o 5 conjuntos de recién nacido: Lo ideal es que éstos conjuntos sean de un tejido que sea agradable para la piel de un recién nacido que ha pasado nueve meses en la barriga de su mamá sin nada que le apretara ni le hiciera roces. Para ésto lo mejor son los conjuntos de algodón  (como por ejemplo, el perlé) ya que es un tejido suave y además no da ni mucho calor en verano, ni mucho frío en invierno. Pueden ser con cubrepañal o con polainas pero siempre son de manga larga porque los bebés recién nacidos no regulan bien la temperatura y aunque sea verano y haga mucho calor, tienen que ir abrigados.

  • Camisas de batista o bodys: Las camisas de batista suelen ser prendas sin costuras, de un tejido de hilo de algodón y que además quedan preciosas con los conjuntos de canastilla que os hemos enseñado arriba, pero no son tan cómodas como los bodys, que al ir abrochados abajo, no hacen que acaben descamisados (y nunca mejor dicho). Aunque también es cierto que un bebé recién nacido tampoco es que se mueva demasiado… Puedes tener un par de camisas para los días que quieres ver a tu bebé más arregladito y varios bodys para el día a día.

Recuerda que lo ideal para los primeros meses es que los bodys sean de los que van cruzados por delante para facilitar la cura del ombligo del bebé y para vestirlo más fácilmente sin tener que pasarle el body por su cabecita.

  • Patucos o calcetines: Si al final decides no poner polainas a tu bebé, deberías abrigarle los pies para que no se le queden fríos y para eso tienes dos opciones, o bien ponerle calcetines o bien, unos patucos. La elección, es algo bastante personal. Los patucos normalmente suelen ser a conjunto con la ropa que le hayas puesto y son un poco más “de vestir” que unos calcetines, pero ambas cosas hacen el mismo servicio, que es abrigar bien los pies de tu bebé.

  • Uno o dos envoltorios : Pueden ser los típicos arrullos de toalla y algodón, o tipo chal o mantita. Los envoltorios sirven para tener al bebé los primeros días bien abrigado (por aquello que os he contado antes de que no regulan bien la temperatura). Además, mantener al bebé envuelto, ayuda a que se sienta protegido como cuando estaba en el útero materno.

  • Uno o dos gorritos: En la clínica lo suelen pedir, aunque si no lo llevas, ellos te hacen uno (que no suele ser muy bonito). De todas maneras, como al ponérselo, el bebé no suele estar del todo limpio, lo ideal sería tener otro gorrito de repuesto para cambiarlo.

Como opcional, puedes comprar pijamas. Lo ponemos como opcional porque los bebés recién nacidos no diferencian entre el día y la noche (se pasan más horas durmiendo que despiertos) con lo que cambiarle de ropa por la noche para ponerle un pijama, en realidad no tiene mucho sentido. De todas maneras, a muchas mamis les gusta cambiarlos, así que un par de pijamas también se pueden añadir a nuestra lista de canastilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *